70ª ROLEX SYDNEY HOBART | ESPLÉNDIDO

70ª ROLEX SYDNEY HOBART
RAMÓN ACÍN. Capitan de Yate

COMPARTIR:

Una variada flota de 117 embarcaciones de entre 9,1 y 30,5 metros de eslora inició está edición de la regata, con el tradicional disparo de un cañón en Nielsen Park, pero todas las miradas se centraron en dos embarcaciones.

Los dos favoritos eran barcos muy diferentes. Por un lado, el australiano Wild Oats XI que fue diseñado para Bob Oatley –uno de los hombres más ricos de Australia tras la venta de Rosemount Estates– con un estilizado casco hace ya una década, expresamente para competir en la Rolex Sydney Hobart y, por otro, Comanche –del septuagenario fundador de Nestcape, Jim Clark, de y su esposa, la modelo australiana de 35 años, Kristy Hinze-Clark–, botado el pasado mes de octubre con el objetivo de convertirse en el monocasco más rápido del mundo y cuya manga duplica a la de su rival.

En el tramo inicial, Comanche batiría un nuevo récord en la regata con una marca de 4 minutos y 35 segundos hasta la primera baliza y continuaría liderando la prueba durante las primeras 24 horas. Pero, al descender la intensidad del viento, sería el Wind Oats XI el que tomaría el relevo, hasta su llegada a Hobart, tras navegar las 628 millas náuticas que separan Sydney de la isla de Tasmania en 50 horas, 3 minutos y 6 segundos –ocho horas más del récord de la regata conseguido en 2012–.

Comanche emplearía 49 minutos adicionales para alcanzar la meta. Wild Rose, el veterano Farr 43, bautizado originalmente como Wild Oats por Oatley en 1985 y perteneciente actualmente al tasmano Roger Hickman, llegaría 29 horas más tarde para establecer un tiempo compensado que ya nadie lograría superar.

En 1994, la Rolex Sydney Hobart registró su récord de participación con 371 barcos cruzando la linea de salida, convirtiéndose en esa fecha en la regata oceánica de 1ª categoría más multitudinaria del mundo. Han sido 117 los equipos que han participado en esta 70ª edición de la regata, de los cuales 103 han cruzado la linea de llegada. Algunos tripulantes participaban por primera vez; en cambio otros, como el mismo Roger Hickman, ya lo habían hecho en otras 37 ocasiones. Aunque el récord de regatas disputadas ha sido incrementado hasta las 49 ediciones por Tony Cable, a bordo del Duende.

Entre los que tomaron la salida había cinco supermaxis de 100 pies de eslora. Las condiciones atmosféricas no sonrieron ni para el Perpetual Loyal de Anthony Bell, que se retiró por los daños sufridos en el casco, ni para el norteamericano Rio 100 de Manouch Moshayedi, como tampoco para el australiano Ragamuffin, del legendario Syd Fischer que, con sus 87 años de edad, se ha convertido en el tripulante más veterano del evento.

Fotografías: Carlo Borlenghi/Daniel Forster/Kurt Arrigo - Rolex

Más información en rolexsydneyhobart.com