‘JOYAS’ EN PIEL DE CARTIER | ESPLÉNDIDO

‘JOYAS’ EN PIEL DE CARTIER
MARÍA LUISA FUNES

COMPARTIR:

La emblemática casa parisina de joyería y relojería perteneciente al grupo Richemont acaba de crear una colección de accesorios, de aire retro, con soberbios acabados y con todo lujo de detalles.

Cartier lleva más de una década realizando accesorios impecables en piel. Ahora crean una colección de “Alta Marroquinería”, compuesta de piezas en cuero con varias funciones. La colección masculina de complementos, intemporales y elegantes, lleva el nombre del fundador, “Louis Cartier” y la colección femenina la de su musa, “Jeanne Toussaint”, mujer influyente en el París de los años 30, buena amiga de Chanel, directora de joyería de la maison y creadora de varias de sus joyas más conocidas.

“Louis Cartier” es una línea de piezas muy masculinas con mil y un detalle en los acabados. La bolsa de viaje, similar a la que se utilizaba en los grandes cruceros de hace un siglo, tiene las asas reforzadas para permitir cargar peso. Las costuras de alabardero se cosen en ambos sentidos de la pieza para aumentar su solidez. Los lados en fuelle logran abrirse más o menos según sea necesario. Casi cien operaciones son necesarias para acabar cada pieza. La piel se rebaja en los extremos, se lija, se une, se cose con hasta quince metros de hilo, se tiñen los cantos, se bruñe y se cosen las fornituras metálicas.

La colección “Louis Cartier” está hecha en piel de becerro, teñida en color caramelo. Los forros interiores, exquisitamente cosidos, van en color negro. Las fornituras metálicas tienen un acabado en paladio, material elegante y resistente.

La colección “Jeanne Toussaint”, en cambio, está inspirada en la musa de Cartier y presenta piezas para uso femenino. Es una línea sofisticada y clásica, en la que se incluye una mezcla de piel lisa y piel de cocodrilo, así como una mezcla de tonos beige en forma de mosaico.

Para convertirse en maestro artesano en Cartier se requiere una experiencia de cinco años. Un bolso Jeanne Toussaint requiere unas cien operaciones y un gran número de detalles. Están inspirados en diseños de los años 50. Se pueden elegir varias pieles, tres colores en piel de cocodrilo, acabados metálicos diferentes en las fornituras e incluso marcaje de iniciales en el interior. Recreado a partir de los archivos de la Maison, los cierres de los bolsos Jeanne Toussaint son peculiares, complejos y de gran precisión. La impronta relojera se aplica a todas las artes de la casa Cartier.

Más información en cartier.es/marroquineria