BETTER PLACE | ESPLÉNDIDO

BETTER PLACE
MIA PAUL

COMPARTIR:

Con sus 50 metros de eslora, Better Place es el sloop más grande jamás construido en fibra de carbono y la última gran proeza de Wally, la compañía del multimillonario italiano Luca Bassani que ha revolucionado el sector.

Hijo de una rica familia milanesa propietaria de una gran compañía del sector energético, Bassani pasaba los veranos navegando en Portofino, combinando sus estudios en la Bocconi con las estancias en la mansión portofinesa. Es un hombre emprendedor e imaginativo. Tras haber construido un velero para su familia, cómodo y rápido a la vez, pensó dedicarse a construir barcos que respondiesen a su original concepción náutica.

Llegó el imponente WallyPower. No era extraño que este barco futurista fuera el único recuerdo que aparecía en la mente de Ewan McGregor, el protagonista de la película ‘The Island’. Entre los proyectos a motor de Wally ha habido desde pequeños tenders a futuristas conceptos de barco-isla, y, en veleros, desde el pequeño WallyNano a un inmenso sloop de fibra de carbono como Better Place. Bassani ha colaborado con los mejores y la más variados arquitectos navales como Hoek, Luca Brenta, Bruce Farr o German Frers.

Uno de los hitos en la historia de Wally fue Esence, un sloop de 143 pies que sintetizaba la filosofía de Bassani: grandes prestaciones, funcionalidad, la exploración de lo impactante en la simplicidad de las formas y el concepto ‘fast and easy’.

Pero la revolución ha llegado con Better Place que introduce conceptos innovadores en un mega-crucero para circunnavegar. Es el sloop más grande construido en fibra de carbono y el primero en conseguir la clasificación ecológica RINA Green Star. Con un desplazamiento ultraligero, de sólo 250 toneladas, consigue un alto rendimiento con vientos muy ligeros. Utiliza un sistema de propulsión híbrida eléctrica-diésel desarrollada por el departamento de I+D de Wally con el fin de aumentar la eficiencia energética, reducir el ruido, las vibraciones y el consumo (la contaminación). Se estima que con vientos de 8 nudos puede lograr 11 nudos de ceñida.

Estas características técnicas han permitido trabajar con unas dimensiones difíciles de imaginar en un barco de alto rendimiento. Dispone de más de 400 m2 de zonas al aire libre y de un inmenso interior que incluye, por ejemplo, un gran salón iluminado con ventanales en sus cuatro vientos de 86 m2 y una suite del propietario en popa de 62 m2 con un acceso directo independiente desde cubierta.

En su diseño participaron los norteamericanos de Tripp Design Naval Architecture y Wetzels Brown Partners. El resultado ha sido una embarcación de la que hoy por hoy no existe comparación.

Más información en wally.com/wally-50

Fotografías: Gilles Martin-Raget y Toni Meneguzzo