BOUCHERON QUATRE | ESPLÉNDIDO

BOUCHERON QUATRE
MARÍA LUISA FUNES

COMPARTIR:

Con su diseño simple y geométrico, la colección Quatre de Boucheron se ha convertido en el pedestal sobre el que la casa casa parisina reinterpreta y actualiza sus iconos basados en la excelencia de su trabajo artesanal del oro.

La colección mezcla bandas lisas, dobles, rayadas, a cuadros y en materiales diversos. Crea piezas estelares pero a la vez discretas. Utiliza para ello técnicas antiguas y tres tipos de oro: blanco, amarillo y rosa. La cuarta banda puede ser de cerámica o un pavé de diamantes.

Así encontramos la Quatre Classique, la Quatre Black –mezclada con cerámica negra– o la Quatre White. Es un juego de oros distintos acabados en texturas diferentes. La colección Quatre Lumière combina los tres oros con aros cubiertos de diamantes, creando piezas más sofisticadas. La colección Quatre Toghether se multiplica y se desmultiplica en diferentes combinaciones. En todos los casos, se realizan anillos en varios anchos, baguettes, pendientes y colgantes de distintas formas y tamaños. Boucheron sigue creando clásicos renovados de éxito.

Las casas centenarias tienen algún hito histórico con el que se sintetiza su memoria corporativa y su imagen. Boucheron puede enorgullecerse de ser el primer joyero que se instaló en la Place Vendôme de París, y de los más de 150 años elaborando maravillosas joyas y relojes, pero también grandes novedades. Corría el año 1858 y Fréderic Boucheron fundó su joyería en París, iniciando muy pronto las presentaciones de sus piezas en las exposiciones universales, el único modo en la época de promocionar marcas y productos a nivel global. Fue siempre innovador en cuanto al diseño y la mezcla de materiales entretejidos. Le encantaba crear piezas que se pudieran llevar o colocar de varias maneras distintas. Actualmente, Boucheron sigue creando clásicos para siempre con un estilo sofisticado pero discreto.

Cuando Boucheron utiliza piedras preciosas, se trata de selecciones de la mejor calidad, mayor rareza y más alta pureza. En algunas creaciones se utilizan piedras poco habituales, coloridas y curiosas. Sus artesanos conocen las técnicas para sacar el mayor provecho y luminosidad de cada piedra, por lo que la obsesión con la luz es algo repetitivo: incluso la orientación del palacete en el que se encuentra su sede desde 1893 en el número 26 de la Place Vendôme mira al sur para tener luz permanentemente.

Parte hoy del entramado de empresas Kering, Boucheron posee actualmente más de 50 tiendas en las capitales más importantes del mundo, así como múltiples puntos de venta en joyerías de primer nivel en otras ciudades.

Foto Salma Hayeck, Getty Images, gentileza de Boucheron

Más información en boucheron.com