BOULDERS | ESPLÉNDIDO

BOULDERS
JOAQUIN VIÑA

COMPARTIR:

Boulders Resort & Spa está ubicado en un escenario muy peculiar, a 20 km al noreste de Phoenix, en un campo de golf decorado por las grandes formaciones de cantos rodados con 12 millones de años de historia en el desierto de Sonora.

Boulders Resort & Spa está considerado uno de los resorts con campos de golf más excepcionales de Estados Unidos. Retirado oasis en mitad del desierto en Arizona, las espectaculares vistas de este resort parecen de otro planeta y dejan sin aliento a sus visitantes. Boulders está integrado en la colección Curio creada por la cadena Hilton Wolrdwide el pasado año; hasta entonces era un Waldorf Astoria. Con una extensión de 311.000 km2, el desierto que lo rodea, Sonora, es uno de los mayores del mundo.

El propio desierto ha inspirado el diseño de las Casitas de adobe y suites del resort, y también las espaciosas y confortables haciendas de dos o tres habitaciones, todas ellas decoradas al estilo contemporáneo del suroeste americano y dotadas de chimenea y patio interior privado.

El spa del Boulders abraza las tradiciones atemporales de la curación y la conexión con la Tierra en sus terapias fundamentadas en la idea del estilo de vida Zen del desierto, y es un espléndido lugar par relajarse después de un masaje con piedras calientes, o tras una sesión de aromaterapia. Para disfrutar en actividades fuera del área del resort, el Boulders orienta a sus huéspedes en la elección de las más apropiadas para cada uno de ellos: mountain biking, escalada en roca, senderismo o pesca.

En el recinto del resort hay 8 campos de tenis, pero es por supuesto el golf el deporte estrella del Boulders Resort & Spa. Puede jugarse en los dos recorridos diseñados por Jay Morrish –el paisajista recientemente fallecido que diseñó más de 70 campos de golf en Estados Unidos–, que fueron planteados para completarse confortablemente en un Time Par de 4 horas y media, lo que se agradecer en los días más calurosos, y para aprovechar al máximo las posibilidades estéticas que ofrecía este singular paisaje.

El recorrido Norte –construido al pie de las colinas de Black Mountain– es el de más antigua creación y tiene espectaculares vistas a las formaciones rocosas de la parte suroeste del desierto de Sonora. Las calles de todos los hoyos son inicialmente estrechas, y se ensanchan progresiva y suavemente hacia los greens. El recorrido Sur es algo más rígido, y cada calle está flanqueada a ambos lados por el desierto –y algunas de ellas por imponentes rocas–, lo que requiere plantear una estrategia de juego adecuada para lograr una buena puntuación. Dos de las más famosas formaciones rocosas del desierto –el “Boulder Pie” y el “Rock de Rosie”– son visibles a lo largo del recorrido. Todos los tees de estos dos campos del desierto de Arizona están asombrosamente bien mantenidos. Desde muchos de ellos puede observarse la fauna local que habita entre la característica vegetación del desierto de Sonora.

Más información en theboulders.com