CARL F. BUCHERER | ESPLÉNDIDO

CARL F. BUCHERER
CLAUDIO VAUBAN

COMPARTIR:

Es una de las manufacturas relojeras en manos de la familia fundadora más antiguas de Suiza; sin embargo vive, en los últimos años, el desarrollo técnico, creativo y comercial más sólido de su historia.

La excelencia relojera de Carl F. Bucherer se sustenta sobre los pilares más sólidos en mundo de la alta relojería: es una manufactura independiente, que mantiene su propiedad en manos de la familia fundadora y conserva la tradición, el patrimonio y la ambición de sus antepasados (la sucesión familiar es fundamental para una compañía cuya actividad es el desarrollo y producción propia de relojes mecánicos de alta calidad, en la que no caben atajos y es indispensable una visión a muy largo plazo). Carl Friedrich Bucherer abrió en Lucerna, en 1888, una tienda dedicada a la joyería y la relojería. Fue adquiriendo el prestigio que le permitió presentar, en 1919, su primera colección de relojes. Falleció en 1933, pero sus hijos Carl Eduard y Ernst Bucherer –formados profesionalmente junto a su padre– asumieron la dirección. Hoy, la empresa está presidida por Jörg G. Bucherer, miembro de la tercera generación de la familia, que se apoya en el CEO, Sascha Moeri.

En 2001 –año importante en la historia de Bucherer Montres, S.A.– Jörg G. Bucherer decidió impulsar internacionalmente la marca Carl F. Bucherer, se trasladó a Lucerna e inició una nueva etapa en la creación de relojes y movimientos, que salen de moderno centro de investigación, desarrollo y producción de Sainte Croix. Hasta 2001, Bucherer sólo vendían en sus tiendas. Sus relojes mecánicos y de alta joyería van ganando prestigio entre los coleccionistas de todo el mundo. Tras varios años de desarrollo, en 2008 se presentó el CFB A1000, un movimiento automático diseñado para ser utilizado como calibre base en el que se pudieran adicionar mecanismos para las diferentes complicaciones. Con esa fin, los ingenieros de Sainte Croix optaron por el uso de un rotor periférico que además de esa versatilidad, aportaba otras ventajas: no oculta el movimiento –como los habituales rotores centrales– y ofrece una alta resistencia a los golpes.

Carl F. Bucherer participa por primera vez en ‘Only Watch’, la subasta que se celebra en Ginebra cada noviembre a favor de la Asociación Monegasca contra la Distrofia Muscular. Para ello, ha elaborado una edición única del Manero ChronoPerpetual, con su combinación poco habitual de complicaciones antagónicas: el cronógrafo, para la medición de espacios breves de tiempo, y el calendario perpetuo, que indicará la fecha toda la vida. Esta edición única podrá admirarse en la exposición, que se inicia esta semana en Mónaco y que viajará por todo el mundo.

Los relojes de Carl F. Bucherer se presentan en cinco colecciones:
· Patravi. Son relojes masculinos y femeninos deportivos caracterizados por diseños contemporáneos muy propios y por sus innovaciones técnicas.
· Manero. Su nombre proviene de “hechos a mano”. Son los clásicos modernos de la casa, que combinan la elegancia y la precisión mecánica.
· Adamavi. Es la colección de los clásicos intemporales, de relojes elegantes y simples.
· Pathos. La colección femenina que combina el arte de la relojería y de la joyería toma el nombre de uno de los tres modos de persuasión de la filosofía aristotélica, el que influye en el juicio a través de la pasión y los sentimientos.
· Alacria. En los relojes-joya del más alto nivel Carl F. Bucherer muestra su ‘savoir faire' joyero.

Más información en carl-f-bucherer.com