CEDES MILANO | ESPLÉNDIDO

CEDES MILANO
CLAUDIO VAUBAN

COMPARTIR:

En un taller de una empresa familiar milanesa, cuernos, conchas, maderas, vidrio, pieles y metales son delicadamente trabajados para convertir un objeto cotidiano –como una cuchilla, una lupa, un encendedor o un sacacorchos– en toda una obra de arte.

Después de tres décadas dedicadas a la producción de accesorios en el mundo de la moda, Mauro Lorenzi y Manuela Casati abrieron, en 2009, un taller en Via Morondo de Milán, en la histórica zona de los canales, que ha sido completamente renovado en los últimos años. Las de Cedes son unas instalaciones modernas, limpias, espaciosas y elegantes, siempre preparadas para recibir la visita inesperada de cualquier cliente interesado en conocer su método de trabajo y las claves de la calidad de sus productos.

La intención con la que se fundó Cedes era la de reunir a los mejores artesanos expertos en diferentes especialidades añadiendo, al trabajo realizado completamente a mano, materias primas naturales de una calidad sobresaliente para producir un sinfín de artículos de uso corriente. El objetivo era preservar –mediante la explotación de un proyecto empresarial viable– el saber hacer de oficios históricos en riesgo de desaparición.

En un abanico de referencias, sorprendentemente amplio y variado, pueden encontrarse lupas, abrecartas, cascanueces, sacacorchos, cuchillas y brochas de afeitar, jaboneras, cepillos, encendedores, ceniceros, peines, maletas portavinos, estuches portarelojes, cubretrajes, corta puros, queseras, pitilleras, calzadores, neceseres, o cucharas para el caviar. Aunque sean productos muy diferentes en su forma o materiales, todos tienen algo en común: cada una de sus piezas ha sido cuidadosamente trabajada individualmente a mano con la habilidad de uno o varios expertos artesanos. También comparten su vocación de perdurar en el tiempo con un envejecimiento noble y la posibilidad de repararlos.

Para garantizar la máxima calidad de los productos, las materias primas se adquieren directamente en cada uno de los países de procedencia, ya sean cuernos de ciervo, colmillos de jabalí, caña de bambú, cuero, piel de cocodrilo, nácar, madera, o metales diversos. El aprovisionamiento directo en la India, Hungría, Australia, Japón y en el continente africano (o en la misma Italia) permite además asegurar que han sido obtenidos con medios legales y legítimos.

Los artículos de Cedes se venden en exclusivas tiendas de regalos y en boutiques de todo el planeta –como Barneys en Nueva York–, aunque pueden adquirirse por Internet. Cedes Milano opera también como marca blanca en accesorios de reputadas casas del sector del lujo.

Más información en cedesmilano.com