CHOPARD 2015 | ESPLÉNDIDO

CHOPARD 2015
CLAUDIO VAUBAN

COMPARTIR:

Esta manufactura, fundada por Louis-Ulysse Chopard en Ginebra hace 155 años, es una referencia obligada para los amantes de la alta relojería, y los lanzamientos presentados este año en Baselworld son buena prueba de ello.

El pasado año la familia Shueufele inició la celebración del 50 aniversario de la adquisición de Chopard con el lanzamiento de dos series limitadas a 50 ejemplares del L.U.C 1963 (ver artículo). A esta colección conmemorativa se uniría poco después un cronógrafo de carga manual con función flyback. El último miembro de esta saga, con la que Chopard ha querido expresar los valores quintaesenciales de la alta relojería tradicional, ha sido el L.U.C. 1963 Tourbillon, en edición limitada a 100 unidades. Como en sus predecesores le distingue un elegante diseño clásico, particularmente potenciado por su esfera en esmalte Grand Feu, y un nuevo calibre, en este caso el L.U.C 02.19-L1, una evolución de un 02.01-L adelgazado para dar espacio al esmalte. Está dotado de tourbillon e indicación de los 9 días de reserva de marcha que proporcionan sus cuatro barriletes.

Chopard eligió, para el mecanismo regulador creado a principios de este milenio, una original disposición de las indicaciones: colocando las horas en la subesfera situada a las 3 de modo que pudiera verse sin descubrir todo el reloj bajo el puño. Los minutos se indican en una aguja central, el pequeño segundero se sitúa a las 6h, la indicación de la reserva de marcha (8 días) se muestra en una subesfera a las 12h y un segundo uso horario ocupa la subesfera situada a las 9h. A diferencia de versiones anteriores –como la del Chopard LUC 4R Quattro Regulateur de 2004–, Chopard ha querido, en el nuevo L.U.C Regulator, armonizar las diferentes indicaciones para crear un conjunto de elegante simetría.

El pasado año Chopard lanzó el primer reloj del mundo elaborado en oro con certificado Fairmined (que garantiza su obtención ética y el pago superior a los mineros que la extraen). Este año, se suma a esta iniciativa el icónico ultraplano de la casa, el L.U.C. XPS (con un calibre de sólo 3,3 mm de grosor). El nuevo L.U.C XPS Fairmined se presenta en una caja de oro rosa con una esfera galvanizada en gris pizarra satiné soleill. Asimismo, el reloj femenino L.U.C. XPS 35mm lanzado el pasado año, se ha declinado en el nuevo L.U.C XPS 35mm Esprit de Fleurier, de esfera de nácar azul, en el que el movimiento ha sido decorado con grabados fleurisannes.

También de la colección L.U.C. –la que lleva el nombre del fundador, Louis-Ulysse Chopard, y la que concentra el saber hacer de esta manufactura en la alta relojería– son los nuevos modelos en oro rosa con esfera marrón y en platino con esfera azul del L.U.C. Quattro, dotado del calibre L.U.C 98.01-L de carga manual, lanzado en 2005, cuyos cuatro barriletes superpuestos proporcionan más de 9 días de reserva de marcha.

2015 es un año importante para una de las colecciones más icónicas y atractivas de Chopard, creada en 1988 e inspirada en ‘la corsa più bella del mondo’, la Mille Miglia GTS (Gran Turismo Sport). Lo es por los nuevos calibres 01.01-C y 01.08-C de desarrollo y producción propia que equipan la versión Automatic y Power Control de la nueva colección. Ambos modelos presentan además un nuevo diseño, con nueva tipografía en Superluminova que le otorgan un atractivo aspecto racing vintage.

Más información en chopard.es