EIGTH & BOB | ESPLÉNDIDO

EIGTH & BOB
CLAUDIO VAUBAN

COMPARTIR:

El lanzamiento de esta marca de colonia ha sido uno de los más destacables del sector de la perfumería de los últimos tiempos, con una historia que podría ser el argumento de una película, un original diseño y sugerentes aromas.

La caja que, en 1937, se envió a Jack Kennedy contenía nueve botellas de la colonia que Albert Fouquet, hijo de un aristócrata parisino, elaboraba en el piso superior del castillo familiar con la ayuda de Philippe, su mayordomo. Una botella era para Bob y, las ocho restantes, las muestras que le había solicitado John F. Kennedy, quien –en un viaje a la Costa Azul– había sido cautivado por la esencia creada por Albert. JFK ya había recibido, durante su gira francesa, su propio frasco con una nota en la que Fouquet escribió: “En esta botella se encuentra el toque de glamour francés que su personalidad estadounidense carece”.

A partir de ese momento, Fouquet empezó a recibir pedidos de famosos de Hollywood –como Cary Grant y James Stewart–. Un accidente automovilístico en Biarritz terminó con la vida de Albert. Sería Philippe quien continuaría su trabajo durante unos meses, hasta el inicio de la Segunda Guerra Mundial. Para que los frascos no desaparecieran durante la ocupación nazi, el mayordomo los escondió en la biblioteca familiar, dentro de los libros cuidadosamente recortados a mano. La recuperación de estos frascos ha permitido, tras años de investigación y décadas de olvido recuperar la fragancia que sedujo a JKF y a sus amigos.

Eigth & Bob, advierte en su web que en esta narración se introdujeron hechos y personajes ficticios, aunque no especifica cuales son. Lo único cierto es que, en 1937, John F. Kennedy –hijo del diplomático Joseph P. Kennedy– viajó a Francia a bordo del SS Washington con su descapotable y que pasó dos meses recorriendo con un amigo, no sólo Francia, sino buena parte de Europa. Del resto de la narración, posiblemente sea mejor no investigar más, porque lo único importante es que si esta historia resulta fascinante tal cual es, tampoco defrauda ni colonia, ni el diseño con el que se presenta.

Este año Eigth & Bob ha lanzado otros dos nuevos perfumes. El primero evoca la Costa Azul y, en particular, Antibes y el Eden Roc, donde Albert Fouquet habría pasado sus veranos y en cuya esencia fresca y mediterránea quiso retener sus recuerdos estivales.

La visita a la cuna del perfume, Egipto, habría permitido que Fouquet descubriera las flores del jardín de la residencia de su amigo Ahmed, desconocidas hasta entonces por el joven perfumista. Un segundo viaje cuatro meses más tarde permitiría dar con la fórmula de Egypt, la colonia presentada este año.

Desodorante, aftershave, perfumes en frascos de viaje y velas con los aromas de las tres colonias completan el surtido de ‘Eigth & Bob’, que puede adquirirse en las boutiques más distinguidas.

Más información en eigthandbob,com