FINN JUHL | ESPLÉNDIDO

FINN JUHL
MARIO DEL VALLE

COMPARTIR:

Los muebles creados por este arquitecto y diseñador industrial, precursor en la década de los 40 del ‘diseño danés’ y una de sus principales figuras, encuentran un encaje perfecto en los interiores más actuales.

El auge del estilo vintage y el triunfo del maximalismo con su generosa gestión del color, la forma y la textura no pueden ser ajenos a la obra de este diseñador danés. Pero los muebles de Finn Juhl se han convertido per se en una obra de arte capaces de integrarse a la perfección en cualquier espacio. Juhl falleció a finales de los 80; de la reedición de sus muebles se encarga One Collection, la firma creada por Henrik Sørensen e Ivan Hansen, que la viuda de Juhl eligió para dar continuidad a la obra de su difunto marido. Las piezas icónicas del diseñador danés están ahora disponibles en España de la mano de Minim.

De adolescente Juhl –nacido en Frederiksberg en 1912– quería ser historiador del arte, pero se vio forzado por su padre a estudiar una carrera ‘mayor’ en la Escuela de Arquitectura de la Real Academia Danesa de Bellas Artes, compaginando los estudios con el trabajo de aprendiz en el estudio de Vilhelm Lauritzen, donde destacó muy pronto por sus dotes creativas. Los primeros muebles surgieron, en 1937, fruto de una colaboración con el ebanista Niels Vodder que se prolongaría durante más de dos décadas. Los controvertidos diseños de sus primeros muebles –como la icónica Pelican Chair de 1939– despertaron críticas muy negativas de los sectores más tradicionales. Influenciado por Jean Arp –el escultor y poeta francoalemán fundador del movimiento Dadá en Zúrich y en Colonia, junto a Max Ernst–, en los muebles de Finn Juhl predominan las líneas suaves, las formas orgánicas y un exigente tratamiento de la madera, generalmente de teca oscura (en contraposición al roble claro que predominaba entre los diseñadores daneses de aquellos tiempos), todo ello sin menoscabo de la vertiente práctica que para Juhl debía tener el arte funcional.

En los proyectos de interiorismo de Finn Juhl presidía el Gesamtkunstwerk, el concepto de ‘obra de arte total’ en el que todos los elementos –formas, texturas y colores– se integraban armónicamente en el espacio. Juhl fue, de hecho, un precursor en el uso audaz del color para la creación de ambientes.

Con el éxito de la exposición de las obras de Juhl en Chicago en 1951 se inició una nueva etapa en los Estados Unidos, para este artista y, en general, para el diseño danés. Durante los años 50 sus muebles se fabricaron en grandes cantidades para el mercado americano y recibió numerosos encargos de empresas –como General Electric, para la que diseño varias neveras– y de organismos oficiales. Puede afirmarse que fue Finn Juhl quien dio el mayor impulso internacional al diseño danés que capitalizaron Jacobsen, Wegner o Mogensen.

Hoy piezas icónicas como Poet Sofa, Pelican Chair, Wall Sofa, Baker Sofa, Chieftain Chair y 45 Chair se han convertido en elemento clásico que puede exponerse en un museo o en el salón de casa.

Más información en minim.es/marcas/onecollection