JOHN LOBB AW 2015 | ESPLÉNDIDO

JOHN LOBB AW 2015
CLAUDIO VAUBAN

COMPARTIR:

La empresa de calzado filial de Hermès sorprendió a todo el mundo fichando hace unos meses a la joven diseñadora Paula Gerbase como directora creativa. Con la primera de sus colecciones ha vuelto a sorprender al ser esencialmente John Lobb.

De hecho, lo primero que Gerbase hizo, tras incorporarse a la centenaria empresa de calzado de Northampton el pasado verano fue sumergirse a fondo en el espíritu y la historia de John Lobb, la compañía creada por el hijo de un granjero de Cornwall que a los 22 años marchó a Londres y que, en 1851, abrió el taller que se convertiría al poco en proveedor de las botas del príncipe de Gales.

Desde que Paula Gerbase se licenció en moda en el Central Saint Martins de Londres no había salido de Savile Row. Primero se ocupó de diseñar las colecciones femeninas de Hardy Amies y de ahí pasó a la centenaria Kilgour, donde estuvo cinco años como Jefe de Diseño. Aunque Savile Row sugiera un estilo rigurosamente tradicional, ambas sastrerías se cuentan entre las más transgresoras de esta calle londinense. En 2010, Paula Gerbase lanzó su propia marca “1205”, con diseños radicalmente simples que buscaban la precisión geométrica inspirada en la elegancia vital de la naturaleza. Nadie podría imaginar entonces que esta mujer, con una reducida experiencia en el mundo del calzado sería, poco después, la encargada de dirigir los futuros diseños de John Lobb. Y por ello, cuando se anunció su nombramiento, se esperaba (temía) un contundente cambio de estrategia en la marca. Nada más lejos.

El mayor reto para un diseñador es la creación de un par de zapatos que abandonen el delimitado patrón del calzado tradicional (de unos Oxford, Derby, Monsktrap, etc.) sin que esta renuncia –como ocurre habitualmente– arruine su elegancia. Ese es el campo en el que ha trabajado, casi siempre con mucho éxito, John Lobb. Y Gerbase ha respetado ese legado, conciliando la novedad con el histórico patrimonio de la casa y sus atributos esenciales, con la calidad artesana como fundamento.

Así, entre los nuevos zapatos de la colección Otoño-Invierno 2015, se encuentran numerosas opciones modernas y novedosas que podrán ser elegidas incluso por los defensores de los gustos más clásicos.

Combe, por ejemplo, es un botín de media caña, que combina elegantemente el cordón y una hebilla (es una versión más discreta del John Lobb Pearson de doble hebilla creados para su venta exclusiva en Santa Eulalia y en cuyo diseño –basados en los icónicos y robustos Buckles William de la casa– participó el equipo creativo del establecimiento que dirige Luis Sans).

En Grove –una reiterpretación del botín de dos ojales– se advierte la afición de Gerbase por las composiciones geométricas simples. Mientras que en los Wells –unos slips de una sola pieza– ha jugado con los colores de la tira de ante.

Más información en johnlobb.com