LE MANOIR AUX QUAT’SAISON | ESPLÉNDIDO

LE MANOIR AUX QUAT’SAISON
ELENA CASTRO

COMPARTIR:

Pocos restaurantes pueden presumir de la cocina orgánica de Raymond Blanc y de una ubicación tan afortunada como Le Manoir aux Quat’ Saisons, un destino ideal para una escapada gastronómica de fin de semana.

Le Manoir es un excelente hotel de Belmond –la antigua Orient-Express– situado en la campiña inglesa, pero es también una cocina de prestigio internacional, en la que los huéspedes tienen la oportunidad de recibir clases prácticas sobre las técnicas y la filosofía culinaria de Raymond Blanc, el prestigioso chef francés muy popular por sus apariciones televisivas. Él y su esposa, Jenny, abrieron su primer restaurante en Oxford en 1977. Sus dotes culinarias aprendidas en Besançon de su madre y los conocimientos de la huerta y las verduras que le enseñó su padre le llevaron al éxito de manera inmediata.

Siete años más tarde abrían Le Manoir aux Quat’Saisons en una pequeña casa en el campo transformada en un hotel rural, que ha conservado durante tres décadas, no sólo el respeto de exigentes clientes, también el de las principales guías gastronómicas internacionales, incluida la Michelin que ha mantenido sus dos estrellas en todo este tiempo. Blanc es un hombre emprendedor que ha fundado otros negocios en el mundo de la gastronomía con mayor o menor éxito empresarial pero siempre con el reconocimiento de la crítica y los amantes de la gastronomía.

En su restaurante, las frutas, legumbres y verduras son cultivadas sin pesticidas y regadas con agua natural no tratada, y sus carnes provienen de ganado del libre pastoreo. Para Blanc, el concepto de bueno es universal y es en Le Manoir donde quiere crear su lenguaje de gustos comprensibles para todos.

La calidad de sus platos se deriva, en primer lugar de la frescura y la pureza de sus ingredientes, extraídos de sus propios huertos y jardines del hotel-restaurante. Cuenta con noventa diferentes tipos de verdura y más de setenta variedades de hierbas aromáticas y especias. Para Blanc, más allá de los beneficios ecológicos y para la salud, el uso exclusivo de productos orgánicos está justificado también por sus propiedades culinarias.

En este rincón inglés de estilo rústico, el comensal puede sentirse acogido de forma inigualable, y aprovechar la sensación de tranquilidad y el aire bucólico que evoca el lugar para descasar de verdad. Está situado junto a la parroquia civil, que recibía visitas del propio Oliver Cromwell durante los años en que no era más que un labrador noble, antes de convertirse en el inglés más poderoso a mediados del siglo XVII.

A menos de diez millas se encuentra la ciudad de Oxford, con la universidad más antigua en el mundo anglófono. Y a poca distancia del hotel se encuentran varios campos de golf como The Oxfordshire Golf Club, el Waterstock Golf Club o el Aylesbury Park Gold Club.

Más información en belmond.com/le-manoir-aux-quat-saisons-oxfordshire

Fotos: Adrian Houston