LECH-ZÜRS | ESPLÉNDIDO

LECH-ZÜRS
RICHARD BASTIEN

COMPARTIR:

Sus extraordinarios fuera-pista y la impresionante belleza de las montañas y pueblos de este ricón de la sierra de Alberg han convertido esta estación austríaca en uno de los mejores destinos de esquí de los Alpes.

Situado entre Vorarlberg y el Tirol, en Lech-Zürs puede disfrutarse tanto del esquí como de la gastronomía, del ambiente familiar y agradable de sus calles y de la belleza de sus paisajes.A principios del siglo xx, la zona fue ganando popularidad entre los aficionados al esquí. En 1937 se construyó en la vecina Zürs el primer teleférico de Austria, lo que contribuiría decisivamente a la difusión de estas pistas. Hoy Lech es un pueblo de mil habitantes que ha mantenido sus tradiciones, el estilo arquitectónico de antaño y el respeto a su territorio, que se pone de manifiesto en la pulcritud de sus calles y pistas.

Lech cuenta con nevadas de 10,4 metros de media al año. Dispone de pistas de todos los tipos y para todos los niveles, desde las más fáciles de Krieger Horn hasta aquellas que exigen la máxima experiencia, en Zug y Trittikopf, pasando por las impresionantes pistas de Zürs, a las que se accede con los teleféricos de Rüfikopf. En general, los descensos son largos y muchos de gran belleza. Desde la cima del Valluga hasta el pueblo de Zürs hay una de las pistas más conocidas de Austria. Debido a su alto nivel de riesgo, es obligatorio ir acompañado de un guía para afrontarla. El descenso del Valluga tiene dos variantes; el clásico se hace desde el Vallugagipfel, un mirador con unas fantásticas vistas del Arlberg, y la variante de Couloir Bruecke.

Aunque Lech sea más fácil que Zürs –y los esquiadores con más experiencia pueden echar en falta mayor número de pistas negras– encuentran a cambio 180 km de fuera pistas con la mejor nieve virgen. Lech es también un punto de partida para la práctica del heliski. Situado entre Vorarlberg y el Tirol, y entre 1.300 y 2.811 metros de altitud, en Lech-Zürs puede disfrutar tanto del esquí como de la gastronomía, del ambiente familiar y agradable de sus calles y de la belleza de sus paisajes que cruza el río Lech, mucho antes de desembocar en el Danubio.

La estación dispone de ofertas hoteleras de primer nivel. Kristiania es la opción más recomendable para una estancia tranquila e íntima. Situado en el corazón de Lech, combina tradición alpina con un estilo contemporáneo. Tiene el añadido de poder disfrutar de una valiosa colección de arte de pintores contemporáneos. Gasthof Post es un Relais & Châteaux en forma de chalé típicamente tirolés. Cuenta con piscina cubierta, Spa, y un restaurante con una estrella michelin. Almhof Schneider, fundado en 1929 y aún hoy dirigido por la familia Schneider, es ideal para las familias. El hotel facilita el mejor trato a los niños, y la posibilidad de divertirse sin riesgos de ningún tipo. Thurnhers Alpenhof es un acogedor hotel gestionado por la familia Thurnher desde hace 35 años. Ubicado en Zürs, cuenta con un extraordinario restaurante en el que destacan sus propuestas de platos regionales. Finalmente, el hotel Aurelio en Lech es la más moderna de las alternativas de alojamiento. Es especialmente recomendable para aquellos que valoran el espacio. Inaugurado en 2008, el hotel está situado a pie de pistas.

Más información en lechzuers.com