LOS NUEVOS PORSCHE | ESPLÉNDIDO

LOS NUEVOS PORSCHE
JOAQUIN VIÑA

COMPARTIR:

La presencia del fabricante de deportivos alemán en la edición de este año del IAA de Frankfurt ha destacado por dos grandes primicias: la presentación del nuevo 911 Carrera y del futurista Mission E.

En el nuevo 911 Carrera –presentado en el IAA de Frankfurt de este mes de septiembre– se han sustituido los propulsores atmosféricos por motores turboalimentados que aumentan las prestaciones y reducen los consumos. Los nuevos motores turbo son de 370 CV en el caso del Carrera 2016, y de 420 CV en el caso del Carrera S 2016. Las novedades estéticas que presenta el 911 2016 se centran en el frontal –donde destaca la presencia de unos grupos ópticos rediseñados–, las nuevas llantas de aleación y las manetas para abrir las puertas. También presenta una nueva rejilla de ventilación, que ahora lleva las lamas en posición vertical, además del nuevo escape central doble. El equipamiento también ha sufrido modificaciones, ya que ahora puede montar un control de crucero con función de freno, un control de crucero adaptativo capaz de funcionar ‘a vela’ (con el cambio en punto muerto) en asociación con el cambio PDK opcional, un asistente de mantenimiento en carril o un nuevo sistema multimedia PCM (Porsche Communication Management System).

Por otro lado, Porsche ha mostrado también en el IAA de Frankfurt el primer automóvil de cuatro plazas completamente eléctrico de la historia de esta compañía alemana: el Mission E. Es un avance tan importante como lo fue el 911, hace 50 años. La principal novedad de este modelo es su esquema motriz: dos motores sincrónicos de imán permanente –similares a los del 919 híbrido, vencedor este año en las 24h de Le Mans– que, trabajando de manera conjunta, son capaces de entregar 600 CV de potencia y acelerar de 0 a 100 km/h en sólo 3,5 segundos, y de 0 a 200 km/m en 12 segundos. Además, este súper-deportivo eléctrico está equipado con tracción integral y cuatro ruedas direccionales.

La autonomía teórica del Mission E alcanza los 500 kilómetros, lo cual sitúa a este Porsche a la altura del Tesla Model S. Sólo son necesarios 15 minutos de conexión a la red para almacenar un 80% de carga en las baterías, que permite recorrer 400 km. Porsche ha explicado que la clave está en que el Mission E utiliza tecnología de 800 voltios, el doble que en los automóviles eléctricos de la actualidad, y también puede cargarse por cable en estaciones de 400 voltios –obviamente ralentizando el proceso– o por inducción, donde quiera que esté disponible un punto de carga inalámbrico.

Mide sólo 1,3 metros con un perfil aerodinámico limpio de elementos integrados en la carrocería. Al tratase de un automóvil eléctrico, la parrilla frontal se reduce a su mínima expresión, priorizando su uso como elemento aerodinámico para hacer fluir el aire a través de la carrocería. La parte posterior del Mission E destaca por la gran inclinación de la luneta trasera, que parece insertarse bajo el alerón integrado. Las puertas son de apertura enfrentada, y dejan paso a un interior futurista: cuatro asientos individuales –como en el Porsche Panamera–, una consola central que se extiende también hacia los asientos traseros, y un cuadro virtual con cinco esferas situado detrás del volante, con una interfaz absolutamente innovadora. Este cuadro de mandos es visible en una pantalla curva construida con láminas OLED que permite personalizar la información que se ve en estas. Una cámara eye-tracking puede mover los datos relevantes hacia la zona a la que mire el conductor, e incluso detecta cuál de las esferas está siendo vista por éste. De este modo, cuando el conductor acciona los botones de control en el volante éstos actúan sobre el menú al que el conductor está prestando atención en ese momento. También es posible operar algunas funciones interiores únicamente mediante gestos, como las aplicaciones para el control de los sistemas de audio o de navegación.