MILMANDA | ESPLÉNDIDO

MILMANDA
JOSEP BAETA

COMPARTIR:

Se conoce por este nombre el castillo situado en el valle de Poblet, en Tarragona, donde se elabora uno de los mejores vinos blancos españoles, el Chardonnay del mismo nombre que defiende con orgullo el prestigio de la finca.

Su historia lo convierte en uno de los pagos con mas tradición, ya que, desde que se invirtiera la tendencia del comercio del vino en épocas del imperio romano y pasara éste de ser exportador a importador, el destino de muchos territorios cercanos a la capital de la Tarraconense quedó marcado para la producción de vinos de alta calidad. No en vano, ya Virgilio los comparaba a los italianos.

La primera nota documental del castillo de Milmanda data de 1148, en que Guerau de Granyena otorga la castellanía a Arnau de Montpaó con el fin favorecer la repoblación de las tierras. Sin embargo, poco después, pasaría a manos de los monjes del monasterio de Poblet, quienes, en 1174, cambiarían su estatus de castillo feudal a residencia de visitantes y a granja de producción agrícola dedicada al viñedo y cereales, originándose el pago que ha llegado a nuestros días. Con la desamortización de Mendizabal en el siglo XIX es vendido, y aunque los viñedos siguen activos la construcción es abandonada y entra en estado ruinoso. En 1979, la familia Torres lo adquiere convirtiendo el pago en un buque insignia de sus viñedos y devolviendo el castillo a su antiguo esplendor, siendo ahora uno de los principales destinos turísticos de la zona.

Milmanda, el vino, es un magnifico Chardonnay de alta expresión producido en 15 hectáreas de tierra calizas y pardocalizas que se extiende, a 500 metros de altitud sobre el nivel del mar, entre el castillo del que toma el nombre y el monasterio de Poblet. Para obtener la gran calidad que se le reconoce, es necesario, en primer lugar, un importante trabajo de viñedo para alcanzar una excelente calidad de la uva que vendrá condicionada por la buena sanidad del viñedo y baja producción (apenas 6.000 kg por ha). En la elaboración del vino se usarán barricas nuevas de 300 litros de roble francés de los Bosques de Nevers, donde permanecerá por espacio de un año en contacto con las lías finas, obteniendo complejidad, cuerpo y potencia.

En copa se expresa con elegancia y finura, ofrece aromas frutales tales como los cítricos o los melocotones de secano, con matices de especias dulces como la vainilla o el clavo de olor. Su paso por boca es fresco, profundo, redondo y untuoso, por lo que es un excelente compañero de mesa para pescados salseados, zarzuelas y mariscos cocinados, con especial mención a las distintas recetas con langosta o bogavante.

Una de sus grandes virtudes es que, al igual que sus parientes borgoñones, tiene muy buena predisposición al envejecimiento, llegando a tener una excepcional complejidad que, tras 5 ó 6 años, empieza a aportar recuerdos a trufas y miel. Entonces, se convierte en una magnifica opción para acompañar caza de pluma, ahumados y platos que contengan foie o setas entre sus ingredientes.

Más información en torres.es/milmanda