WORLD TIME MOON | ESPLÉNDIDO

WORLD TIME MOON
RAFAEL ROSSY

COMPARTIR:

Patek Philippe ha unido nuestro planeta y la Luna en este reloj que muestra la hora de los 24 husos horarios y una visualización realista de las fases del satélite gracias a un nuevo calibre extraplano de carga automática 240 HU LU.

Termina, con el Patek Philippe World Time Moon, la serie de cuatro artículos dedicados a cada uno de los formidables relojes con los que la manufactura ginebrina conmemora su 175 aniversario. Las 1750 unidades que se producirán de este modelo se han repartido entre dos referencias: los 1.300 relojes para caballeros de la 5575 –con un diámetro de 39,8 mm– y los 450 de la referencia 7175, ligeramente menor –38 mm–, en el que se han engastado 70 diamantes talla brillante.

El nuevo World Time Moon mantiene semejanzas con las dos referencias que Patek Philippe dedica a la complicación de la Hora Universal: la 5130 y 5131. De ambos reproduce el sistema de dos discos móviles en la periferia de la esfera, un disco exterior con las 24 ciudades que representan su correspondiente huso horario y un disco interior que presenta la hora de cada uno de ellos. Los ajustes de los husos horarios se realizan fácilmente con el pulsador situado a las 10h. La fuente tipográfica utilizada en los discos es la del Ref. 5130, pero –como en la Ref. 5131– el espacio central de la esfera se ha destinado a enriquecer notablemente el reloj. En lugar de hacerlo con una decoración con esmalte, Patek Philippe ha incorporado una complicación adicional: la indicación de las fases de la luna mediante una gran representación fiel del satélite terrestre. Otras singularidades del reloj conmemorativo son la forma de la aguja de la hora local –que dibuja la constelación de la Cruz del Sur– y la sustitución de Ginebra por París como representante del huso horario de la Europa central, como un homenaje al valioso patrimonio de Patek Philippe.

La representación de las fases lunares en los relojes suele hacerse mediante un disco con 59 dientes con dos lunas simétricas impresas. Al rotar cada día un diente, el ciclo de cada una de las lunas dura 29,5 días en esos relojes (sin tener en cuenta los 43 minutos adicionales de duración de un mes sinódico, requiriendo, por ello, un ajuste de un día cada tres años). En cambio, el disco central del World Time Moon –en el que la Luna es única y de gran tamaño– completa una vuelta cada 29,53 días.

Para añadir esta última complicación, Patek Philippe ha creado un nuevo calibre extraplano, el 240 HU LU, compuesto de 270 piezas cuidadosamente terminadas –como es norma en la casa–. Una de ellas es el micro-rotor de oro de 22 quilates, al tratarse de un movimiento de carga automática. Este movimiento –que cumple todos los requisitos del Sello Patek Philippe, incluida su desviación de marcha de -3 a +2 segundos por día, se monta en una elegante caja redonda estilo Calatrava, parecida, pero diferente, a la de las Ref. 5130 y 5131 (desprovista de las orejas que protegen la corona).

Más información en patek.com/175th_anniversary_collection