THE RESIDENCE ZANZIBAR | ESPLÉNDIDO

THE RESIDENCE ZANZIBAR
LUCIA FERRER

COMPARTIR:

Situado en el sur de la isla, apartado del bullicio turístico y rodeado de 30 hectáreas de bosque de palmeras y de una enorme playa de un kilómetro y medio se encuentra un complejo de 66 elegantes villas junto al Océano Índico.

Hoy a la isla de Zanzíbar se la conoce mundialmente como un paradisíaco destino turístico, una industria que se beneficia de sus inigualables playas doradas de arena fina, de las aguas extraordinariamente límpidas que la rodean a 32º de temperatura, de su fauna submarina y de su clima ecuatorial, pero no sometido a los ciclones. Las enormes mareas, pueden crear playas de hasta 300 metros de ancho permiten largos y cómodos paseos a pié o en bicicleta.

Independientes una de la otra, las villas de The Residence permiten garantizar la deseada privacidad, contando para ello con su propia piscina privada, terraza y jardín individual, mayordomo propio, bicicletas y buggy propio con chófer para cualquier desplazamiento en la finca.

El Spa la atracción más conocida del hotel, por proporcionar escenarios y servicios únicos con seis pabellones dedicados a los tratamientos más exquisitos y relajantes que se mezclan con los jardines tropicales que les rodean. En perfecta armonía con la naturaleza, este remanso de paz dedicado al bienestar transporta a un mundo de beneficios rejuvenecedores para el cuerpo y la mente. Con ese fin, los tratamientos han sido diseñados por Ila. El nombre de esta marca británica significa “tierra” en sánscrito para identificar la asociación de sus productos con los beneficios de las plantas y minerales, ingredientes orgánicos conocidos por sus poderes curativos.

Además de sus playas únicas en las aguas turquesas del Océano Índico, el hotel dispone de un embarcadero de 150 metros que se convierte en un club náutico durante el día para transformarse, cada atardecer, en un agradable bar chill-out donde relajarse admirando una increíble puesta de sol mientras se disfruta de un cóctel. También cuenta con una gran ‘infinity pool’ con vistas al océano de paredes de cristal de 45 metros.

Los huéspedes de The Residence disponen de un abanico de opciones para sus cenas y almuerzos: disfrutar del menú internacional de “The Dining Room”, la elegancia de “The Pavilion” y su gastronomía que abraza los sabores desde el Mediterráneo al Oriente Medio, una relajante, fresca y ligera colación en la playa o en la piscina, o una cena íntima en la propia villa o en algún punto escogido del resort.

Siempre atento a los deseos y las necesidades de los huéspedes, el personal de The Residence dará un completo asesoramiento sobre las diferentes actividades que pueden realizarse cerca del hotel, como la visita al pueblo de Muyuni, la exploración de la Reserva Forestal Jozani –donde se encuentra el raro colobo rojo de Kirk–, el crucero en un barco de vela tradicional zanzibareño, la pesca de altura o la inmersión submarina.

Más información en cenízaro.com/theresidence/zanzibar