ROYAL OAK CALENDARIO PERPETUO | ESPLÉNDIDO

ROYAL OAK CALENDARIO PERPETUO

COMPARTIR:

Audemars Piguet ha presentado el nuevo calendario perpetuo de la colección Royal Oak para la nueva caja de 41 mm, con un nuevo movimiento –el calibre 5134– y un nuevo y elegante diseño de la esfera.

En 2012, coincidiendo con el 40º aniversario del lanzamiento del icónico Royal Oak –y un año después de la muerte de su diseñador, Gérald Genta–, Audemars Piguet presentó una nueva versión que aumentaba su diámetro hasta los 41 mm. El reloj que ahora presenta la prestigiosa manufactura de Le Brassus adapta a este nuevo tamaño la bella complicación del calendario perpetuo y aprovecha la ocasión para poner al día su diseño, en el que destaca la elegante integración cromática de la indicación de la fase lunar en el conjunto de la esfera, que ha sido ornamentada con un motivo de gran tapicería característico del Royal Oak. Al igual que el cronógrafo, la disposición simétrica de las subesferas de las indicaciones del calendario y de las fases lunares permite un diseño más agraciado y una lectura más fácil cuando aumenta el calibre. En este caso, la Luna, blanca, fielmente representada y microestructurada con láser sobre aventurina, se integra con agradecida discreción en el conjunto.

El calibre 2120 ha sido sustituido por el nuevo 5134, de mayor dimensión para ajustarse a las medidas superiores de la caja. Es también un calendario perpetuo automático extraplano –con un grosor de sólo 4,31 mm–. El cristal de zafiro antirrefrectante del reverso permite admirar la cuidada ornamentación del movimiento y su imponente masa oscilante de oro de 22 quilates que lleva grabada la inscripción Audemars Piguet. Para reducir al máximo la fricción y evitar el desgaste, la masa se transporta mediante un anillo periférico que rueda por cuatro rodillos de rubíes.

A diferencia del calendario simple (que debe ajustarse los cinco meses de año que no tienen 31 días) y del calendario anual (que no requiere más de un ajuste al año), el calendario perpetuo contiene una memoria mecánica con la que puede indicar la fecha correcta hasta el año 2100 (al ser éste el próximo año de corrección del calendario gregoriano). El calendario perpetuo ha sido incorporado tradicionalmente en los relojes más complicados y ha formado parte, por ello, del patrimonio técnico de una casa con el nivel y prestigio de Audemars Piguet, desde el siglo XIX y, a partir de 1910, en sus relojes de bolsillo. En 1978, esta manufactura de Le Brassus lanzó el reloj de pulsera automático con calendario perpetuo más plano del mundo, con 3,95.

En alta relojería, no se puede hablar con rigor de la historia del diseño si mencionar el Royal Oak. Su diseño octogonal se ha convertido ya en un clásico, pero cuando se lanzó en 1972, como el primer reloj deportivo de alta gama de acero, sus líneas eran completamente revolucionarias. El primer calendario perpetuo de carga automática extraplano de la colección Royal Oak apareció en 1984. En estos 31 años, Audemars Piguet ha continuado lanzando diferentes relojes con calendario perpetuo hasta este último que acaba de presentar en cuatro diferentes versiones, dos en acero y otras dos en oro rosa de 18 quilates.

Más información en audemarspiguet.com