SILVERSEA CRUISES | ESPLÉNDIDO

SILVERSEA CRUISES
ELENA CASTRO

COMPARTIR:

La ambición máxima que puede tener una compañía de cruceros es que los pasajeros tengan, durante el viaje, la sensación de estar navegando en su propio megayate. Esa es la experiencia que ofrece Silversea.

Existen hoy cuatro tipos de cruceros: los de los grandes operadores (con miles de pasajeros en el barco y los destinos, colas constantes, rutas con días de travesía, gastronomía mejorable y el pago de cualquier servicio o consumición a los que el pasajero es insistentemente ‘invitado’), los clippers y otros pequeños barcos (evitan muchos de estos inconvenientes pero resultan incómodos para varios días de crucero), los de algunas compañías norteamericanas con barcos de mediano tamaño y una oferta aceptable, pero que carecen de la exquisitez, típicamente europea y –finalmente– Silversea. Advirtiendo la necesidad en el sector, la familia romana Lefebvre d’Ovidio quiso recuperar el espíritu de la primera clase de elegantes transatlánticos de principios del siglo xx –como Queen Mary, Normandie o Conte di Savoia– y fundó, en 1994, Silversea Cruises.

Las diferencias de los cruceros de Silversea con los restantes son numerosas, pero la más evidente es la intimidad. El ratio pasajero/m2 es muy inferior, lo que se traduce en camarotes más espaciosos y en múltiples cubiertas desde las que disfrutar la travesía de manera reservada en una tumbona o mientras se cena, consiguiendo esa sensación de navegar en el propio megayate.

¿Desea tomar una copa de champán en cubierta a media tarde, o que le sea servida la cena en la habitación? Basta con que lo solicite a su mayordomo personal y lo tendrá sin cargo adicional. Silversea fue pionera en la inclusión del concepto ‘todo incluido’ en los cruceros. No es necesario calcular el coste de los extras, la única preocupación será disfrutar plenamente del viaje. Existe, ciertamente, la posibilidad de contratar servicios adicionales a bordo o en destino (como el desplazamiento privado en un helicóptero, en un 4x4, o una limusina, la organización de una visita particular, de partido de golf o el consumo de alguna botella de un vino especial), pero es difícil que el huésped necesité más privilegios de los ya incluidos.

En el programa de viajes de Silversea para 2017 –cuya posibilidad de reserva está ya abierta– se ofrecen más de 800 destinos en 246 viajes diferentes, incluida la vuelta al mundo durante 115 días y 51 puertos o la exploración de regiones remotas del planeta con Silversea Expeditions. Cada uno de esos viajes ha sido diseñado pensando en el máximo disfrute de sus clientes –de un nivel socio-cultural alto–, evitando los días de travesía innecesarios y atracando en los puntos de la ciudad más céntricos e interesantes, aunque tengan para la compañía un coste superior.

El abanico de restaurantes de Silversea promete un delicioso festín diario en un marco distinto cada uno de ellos: desde las especialidades continentales y locales del elegante restaurante principal, a la cocina asiática de fusión del Seishin Restaurant, pasando por una singular degustación gastronómica internacional al son de una cantante en Stars Supper Club o la experiencia inolvidables de una puesta de sol en cubierta mientras se cena en “la Terrazza” o en el grill de la piscina. Finalmente, “Le Champagne”, el único Relais & Châteaux en el mar, convierte la velada en una experiencia culinaria del más alto nivel.

Más información en silversea.com