VODKA BELUGA | ESPLÉNDIDO

VODKA BELUGA
FRANCISCO GASPAR

COMPARTIR:

En un área geográfica siberiana de especial pureza del aire y del agua, en zona del planeta completamente libre de contaminación se produce el vodka Beluga, considerado uno de los mejores del mundo.

Hasta finales del siglo xx el vodka no era conocido en Europa occidental y tampoco en América, pero hoy es uno de los destilados más consumidos en todo el mundo. “Vodka” viene de la palabra rusa “voda”, diminutivo de “agua”. En Rusia no se consiguió elaborar un aguardiente de atractivo sabor –como sí ocurrió en Francia con el Armagnac, en Escocia con el whisky, en Méjico con el tequila, y en Perú con el pisco–, pero se logró algo no menos interesante: un destilado incoloro y de sabor neutro compuesto sólo por agua y alcohol procedente de la fermentación de los azúcares de las féculas de la patata, el trigo o el centeno. En el siglo XIX, Dimitri Mendeléiev –químico creador de la tabla periódica de los elementos– estableció en su tratado “Combinaciones entre alcohol y agua” las bases para elaborar un vodka equilibrado, recomendando un grado alcohólico de 40º. En la actualidad, los métodos de filtración y el tiempo de reposo son los parámetros que determinan la calidad de un vodka, bebida alcohólica 8.000 años más joven que el vino.

En 2001, el grupo empresarial ruso Synergy adquirió la destilería Beluga, construida en Mariinsky en 1902 para abastecer a la población involucrada en la construcción del tren Transiberiano. Está ubicada al norte de Siberia, muy alejada de las grandes ciudades rusas, con el objetivo de fabricar el mejor vodka posible en un área geográfica de especial pureza atmosférica, con dotación de agua de también gran pureza, en una tierra completamente libre de contaminación. Por eso, el nombre elegido para la marca del vodka de Mariinsky es el del escaso esturión siberiano de agua dulce, hipersensible a la contaminación medioambiental.

Sin ningún tipo de aditivos, en 2002 se inició la producción del Beluga Noble con grano de trigo malteado y fermentado naturalmente en agua siberiana, agua filtrada tres veces con cuarzo y carbón natural de abedul para eliminar todos los residuos que pueden alterar su aroma y sabor. Este vodka obtuvo en 2003 su primer premio: la medalla de oro de la Feria de Vinos y Vodkas de San Petersburgo. Beluga Racing es el vodka fabricado en homenaje al equipo ruso de vela. El filtro utilizado para elaborar este vodka de etiqueta con motivos marineros es el algodón natural y –a diferencia del Beluga Nobel, que reposa 30 días– el período de reposo se alarga a 45, con lo que su sabor es más fresco y suave. El Beluga Allure Vodka –convertido en el símbolo de los logros deportivos del equipo ruso de polo– reposa durante 2 meses completos, y de este modo adquiere mayor exquisitez y apacibilidad. Por último, el Gold Line es el vodka de más sofisticada calidad fabricado por Beluga. De producción limitada y con numeración en cada botella, está dedicado a los consumidores de destilados de alta graduación. Está fabricado con extractos de arroz y de rhodiola rosea, su filtrado se realiza con un método especial de cinco rondas, y se distingue de cualquier otro vodka por su perfecto brillo y transparencia. En cada botella hecha a mano el corcho está sellado con cera, y para retirarla y limpiar el corcho se puede utilizar el martillo con cepillo suministrado en todas las cajas de las botellas. Es un vodka ideal para consumir en ocasiones verdaderamente especiales.

Más información en vodka-beluga.com